- Carlos Reynoso - http://carlosreynoso.com.ar -

Arboles y redes: Crítica del pensamiento rizomático (Libro, 2014)

Descargar el documento en formato pdf de alta resolución con los vínculos de hipertexto activados: Reynoso-Critica-del-pensamiento-rizomatico-2ed.pdf (10019 descargas)

Versión del 17 de Noviembre de 2012

Manifiestos Metodológicos III

El documento presentado en esta página desarrolla una crítica del concepto de rizoma tal como fuera elaborado por Gilles Deleuze y Félix Guattari en el primer capítulo de Mil Mesetas (1980), uno de los textos más representativos y respetados del pos-estructuralismo.

Lejos de agotarse en el señalamiento de impropiedades que se encuentran en razonamientos referidos a las matemáticas o a la tecnología y que son en última instancia previsibles, mi ensayo ahonda en los numerosos reparos antropológicos, filológicos, lingüísticos e históricos(1) que tornan inaceptables las premisas en que se funda esa propuesta.

.

En las notas que conforman esta página no quisiera adelantar los contenidos del artículo al cual aquéllas sirven de marco. Hay un par de párrafos, sin embargo, que me parecen dignos de citar porque de algún modo, al lado de las observaciones de carácter técnico, representan el tono de los cuestionamientos que he desarrollado con mayor fruición. Esos párrafos dicen:

Cuando en nombre del rizo­ma se equiparan las je­rar­quías ar­bo­res­cen­tes de la gra­mática con los regímenes jerárquicos de la política se co­me­te el mis­mo error de in­ter­pretación literal de las metá­fo­ras y de intrusión de lo con­cre­to en lo abs­trac­to que la Junta Militar argentina perpetró al prohi­bir las ma­te­má­ti­cas moder­nas, la lógi­ca de cla­ses y la teoría de con­jun­tos; de ellas decía que pro­pug­naban “tra­ba­jar los núme­ros co­lec­ti­va­men­te”, lo cual subvertía la posibilidad de tra­tarlos como los “te­na­ces indi­vi­duos” que son (Neil­­son 1978).

Sé muy bien que nues­tros sutiles filó­sofos y es­os pa­té­ticos dic­ta­dores no valían lo mis­mo ni pensaban igual; cae de suyo también que los agenciamientos colectivos de De­leu­ze se situaban en las antí­podas de este individualismo pequeñoburgués de baja estofa.(2) Pero a pesar de que sus credenciales po­lí­ti­cas y sus cualidades humanas han sido tan di­fe­ren­tes, al cruzar la línea roja que man­tiene la distinción en­tre los sen­ti­dos estric­tos y los fi­gu­rados y al consentir que las abs­trac­cio­nes del modelo se impreg­nen de conno­ta­ción, el método de ra­zo­namiento ri­zo­má­tico ter­mi­na arro­jan­do una luz po­co halagadora sobre su propio aparato esquizo de infe­ren­cia y ho­mo­lo­gan­do las for­mas ló­gi­cas (si es que no los conte­ni­dos) de para­logis­mos tan burdos como los que llegó a patrocinar la dic­ta­dura. En­tre las personas y las filosofías de las que aquí se discute, en fin, es seguro que no hay ni pun­to de com­para­ción; pero entre los árboles despóticos y los números in­di­vidua­lis­tas no he sido capaz de descubrir, formalmente hablando, la diferencia cien­tí­fi­ca o po­lítica que cabría esperar.

A quienes todavía acaricien la idea de que los árboles son despóticos y las redes igualitarias les imploro finalmente considerar esta idea:

Al­canza con pen­sar en las redes de trata de blan­cas, prostitución in­fantil o contrainsurgencia, o en las de tráfico de es­cla­vos, be­bés, armas, órganos y drogas, o en las redes de pedófilos, supre­ma­cistas blancos o neonazis para com­probar, sin nece­si­dad de remi­tir­nos a la cruel cons­tatación del principio de San Mateo (Mer­ton 1968), que no ne­ce­sa­ria­mente hay en las redes (por con­traste con los árboles o las jerarquías) una bon­dad, una armonía con la naturaleza o un igua­lita­ris­mo consti­tu­ti­vo.

•••

En el cuadro siguiente se puede leer el documento en formato pdf. Se recomienda seleccionar pantalla completa (F11) y regular el tamaño y la visualización en ventana nueva con los botones de la barra. Si el documento no aparece, simplemente refrescar la pantalla y esperar en actitud inmóvil; si aun así no funciona, yo apostaría que la culpa es de Google:

Descargar (PDF, 1.54MB)

Páginas relevantes a la cuestión:

Presentación del libro Crítica de la antopología perspectivista (Viveiros de Castro, Philippe Descola, Bruno Latour) y de la conferencia magistral Retóricas y astucias de la etnografía pos-estructural (México, 2015):

http://carlosreynoso.com.ar/perspectivismo/

Otros materiales sobre redes en este mismo sitio:

Manifiesto metodológico I: Grafos contra natura – Imágenes y modelos formales versus la prisión del lenguaje
Manifiesto metodológico II: Redes sociales: Usos y cambio cultural (2011)
Manifiesto metodológico IV: Atolladeros del pensamiento aleatorio – Batallas en torno de la prueba estadística de la hipótesis nula en  ciencias sociales (2011)
Reportaje: Antropólogos frente a los desafíos de la aldea global (2010)
Libro: Redes y complejidad – Modelos interdisciplinarios en la gestión sostenible de la sociedad y la cultura (2011 – Buenos Aires, Sb, 528 págs.)
Grupo de Redes Sociales y modelos reticulares del lenguaje de Antropocaos
ARS-Fútbol – Grupo de Redes Sociales aplicadas al fútbol
Páginas de Jorge MiceliJavier Bundio, especialistas en redes
Hacia la complejidad por la vía de las redes

Otras presentaciones relacionadas en este sitio:

Gramáticas recursivas complejas (Sistemas-L y afines) – Estudio sobre algunos de los modelos generativos complejos más poderosos en la producción de formas, música, edificios y ciudades.
Modelos “rizomáticos”: Autómatas celularesAnálisis en profundidad de las redes de autómatas finitos aludidas por Deleuze y Guattari.

Ilustraciones:

:.

.Figura 1 – Regla de re-escritura

.
Figura 2 – Triángulo de Yang Hui.
El diagrama, predecesor de los triángulos de Pascal y de Sierpi
ński, es al mismo tiempo
un árbol binario y una matriz rizomática-celular con vecindad de Von Neumann.

.

Figura 3 – Árbol con re-escritura de nodo y curva de Gosper en sistemas-L.
Pese a las diferencias nomenclatorias y de orientación, la raíz de ambos sistemas es idéntica.

Vínculos fundamentales:

WebDeleuze, nido esencial del pensamiento rizomático y altar de la hagiografía deleuziana:

https://www.webdeleuze.com/

Desmintiendo el carácter “occidental”, “estructuralista” o “cientificista” de estos patrones de representación, la página siguiente ilustra el sistema de adivinación Ifá de Nigeria, apoteosis del razonamiento binario:

http://www.unesco.org/culture/ich/en/RL/00146

Los años 70 eran otros tiempos, y las consignas antiedípicas de Guattareuze inspiraban movimientos revolucionarios, como el que se congregaba en torno de Radio Alice, trinchera maodadaísta de la Italia sublevada. La relación entre esta radio libre y lo que más tarde sería el rizoma se puede apreciar siguiendo los vínculos Libri > L’avanguardia inaudita:

http://www.radioalice.org/

Uno de los científicos que denunciaron más tempranamente las “imposturas intelectuales” características del pos-estructuralismo y el posmodernismo (hoy demasiado ostensibles) fue nuestro colega Alan Sokal, a quien visitamos en Nueva York en un par de ocasiones y a quien invitamos alguna vez a Buenos Aires donde protagonizó jornadas que no habrán de olvidarse con facilidad. Este enlace provisional (expuesto aquí hasta que él sugiera alguno mejor) apunta a una de las páginas que se le refieren:

http://www.physics.nyu.edu/sokal/

Finalmente, la que sigue es algo así como la página oficial de Noam Chomsky, el científico al que los autores de Mil Mesetas pretenden deconstruir sin haber analizado jamás algún trabajo lingüístico de su autoría de un modo que permita corroborar que efectivamente lo han sabido leer:

http://www.chomsky.info/

Descargar el documento referido en esta página en formato pdf de alta resolución con los vínculos de hipertexto activados: [download#198#size]


(incluyendo deleuzianos)
Usuarios en linea: (ver)

Búsqueda personalizada en la Web
23743 visitas a esta página desde 18/4/16 - 1 visitas a esta página el día de hoy

Notas:

  1. Materialistas históricos quiero decir, por si alguien alberga alguna sospecha. Muchos deleuzianos sostienen que por ostentar el subtítulo de Capitalismo y Esquizofrenia los libros de D-G albergan una poderosa crítica al capitalismo. En las décadas transcurridas ni yo he podido encontrar semejante desmontaje, ni ninguno entre los muchos deleuzianos que conozco ha sabido decirme dónde es que ella se encuentra ni cuáles son con exactitud los términos en que se manifiesta []
  2. Aquietados los ánimos y aclarado el panorama, sin embargo, se percibe que la teoría política quizá no sea el segmento más perdurable del legado deleuziano y que ha sido impugnada desde la izquierda con una contunden­cia de­mo­le­dora. Escribe Peter Hallward (2006: 162-164): “Pocos filósofos han si­do tan inspira­do­res como De­leu­ze. Pero aqué­llos que todavían quieran cambiar nuestro mun­do u otorgar po­der a quie­nes lo habitan ne­ce­sitarán bus­car inspiración en otro lugar”. Véase tam­bién Engel (1994), Badiou (1997), Bar y Soderqvist (2002) y Žižek (2006: 38, 50) []

Share