Música de raíces africanas en Colombia

by billyr ~ septiembre 4th, 2008. Filed under: Etnomusicología, Materiales y surveys.

F11 – Full screen

[En construcción]

Esta colección examina los géneros colombianos con mayores proporciones de elementos imputables a la tradición africana, desde los casos más antiguos documentables hasta la reciente explosión de la champeta criolla.

La llegada de los contingentes africanos llegados a Colombia durante el tráfico de esclavos está relativamente bien documentada. Nos dice Egberto Bermúdez (2005) que desde el siglo XVI entonces y hasta comienzos del siglo XIX llegarían de África varias oleadas de inmigración forzada que dejaron su huella cultural en un proceso sincrético en el que nuevos niveles culturales de los grupos del comercio esclavista inglés y francés del siglo XVIII (ewe, fanti, akan, calabar, kru, temne, mende) se superpusieron a los antiguos de la trata portuguesa del siglo XVI (biafara, zape, balanta, wólof), permitiendo la continuidad de otros horizontes culturales, presentes en el primer periodo y reforzados en el segundo, como el caso de los mande, angola y congo (ver el mapa adjunto).


Africanos en Cartagena

En el siguiente mapa generado en OpenStreetMap se puede recorrer Colombia:

Para bajar la colección completa en formato zipeado, utilizar este enlace: 09-COLOMBIA.zip (1391 descargas)

1. Bambuco: “Pelas verdes” – Estudiantina Jorge Áñez

Las referencias más tempranas al género se remontan a 1819. En 1867 Jorge Isaacs en su novela María afirmaba que el bambuco provenía del reino africano de Bambuk. Aunque todavía hay mucha controversia, lo más seguro es que sea de origen español. Sólo algunas versiones rústicas, como la rajaleña, muestran indicios africanos. De todos modos, es de ritmo ternario (3/4 o 6/8). Combina diversas danzas preexistentes, como el fandango, la tirana, el bolero y la seguidilla andaluza. Alguna vez se lo estimó representativo de la identidad nacional colombiana: en el mismo año en que se publicó María, José María Samper sostenía que no había “nada más nacional y patriótico que esta melodía que tiene por autores a todos los colombianos”. El ejemplo está interpretado por un conjunto que se nuclea en torno a la instrumentación propia de las estudiantinas, incluyendo bandolas, tiples, guitarras, guitarrones, contrabajo y alguna percusión. Esta combinación se denomina también rondalla en España. En la documentación de este curso he incluido libros enteros sobre el género, particularmente la tesis del australiano John Varney, de 1999, cuyo Capítulo 7 discute las influencias africanas en la música de Colombia de manera sistemática y ejemplar. Los problemas de rastreo de orígenes involucrados por el bambuco son esenciales y en general se estima que pueden resolverse gracias a la idea de rhythmic oddity propuesta por Simha Arom. La conclusión de Varney es que el bambuco es tri-cultural y comparte sutilmente el patrón de rumba-clave que se ha visto dominante en gran parte de los ejemplos de esta colección y de este seminario. La grabación es de 1932 y se registró en Nueva York.

Escuchar

2. Currulao: “Bambuco” – Intérpretes sin documentar

El currulao es un instrumento semejante a la marimba, y al mismo tiempo una clase de música puramente africana, conocida desde el siglo XVII como “baile de los esclavos”. Se lo ha llamado también “bambuco viejo”, el alusión al ritmo del siglo XVIII del que fue predecesor. La mayor parte de los esclavos del Chocó, en la costa pacífica de Colombia, provienen de Mali, y su música suena inequívocamente africana occidental. La pieza del ejemplo podría haberse registrado en cualquier aldea de lo que fuera la costa de los esclavos. La marimba se suele acompañar de dos tambores cununo, macho y hembra.

Escuchar

3. Currulao: “La bruja embustera” – Grupo Saboreo

Este es un currulao elaborado, típico de la explotación comercial del género. El Grupo Saboreo es una especie de gran chirimía ampliada con instrumentos de salsa.

Escuchar

4. Bullerengue: “Cartagena de Indias” – Petrona Martínez

Muchos autores la africanía del bullerengue, aunque hay un género con el mismo nombre en el repertorio de las estudiantinas españolas (y también hay estudiantinas en Colombia, como se ha visto). El bullerengue colombiano nada tiene que ver con estudiantinas. Forma parte del repertorio de los negros de la costa, junto con la tambora, el chande, el berroche, la tuna tambora, el congo y el pajarito. El bullerengue surgió en las pequeñas ciudades de Bolivar y Córdoba. Uno de los bullerengues más conocidos es “Tres golpes”, popularizado por Totó la Momposina. Hay tres clases de bullerengue: el bullerengue sentao, el chalupiao (o chalupa) y el fandango o porro. Es un género típico de mujeres de edad algo mayor, o más específicamente de mujeres embarazadas; se canta en un registro agudo, a fuerte volumen. Se dice que se originó cuando se prohibió la participación de viudas, embarazadas y mujeres de vida alegre en las fiestas de San Juan y San Pedro. Petrona Martínez (nacida en 1937) es una intérprete ejemplar que sigue la tradición familiar de canto de bullerengue. Es una genuina cantante popular que fue descubierta por los europeos en 1997, cuando se filmó un documental sobre ella. En sus discos de 2002 ya invitaba a cantar a Totó la Momposina.

Escuchar

5. Pasillo: “Mis flores negras” (Julio Flores, 1903) – Julio Jaramillo

Derivado del vals vienés, y obviamente en ritmo ternario. El del ejemplo es la composición más clásica, aquí en la interpretación del ecuatoriano Julio Jaramillo, un intérprete muy de moda en toda América Latina en los años 50.

Escuchar

6. “Nuestro juramento” – Julio Jaramillo

Esta es una pieza esencial del repertorio sentimental que se propagó por toda América Latina en esa época.

Escuchar

7. Bunde: “Bunde tolimense” – Los Tolimenses

El bunde es un aire folklórico del litoral Pacífico, de procedencia africana, aunque muy mezclado con melodías sentimentales europeas. Su ritmo no difiere mucho del de la zamba o la cueca. Se considera una mezcla de bambuco, torbellino y guabina, tres géneros de la región.

Escuchar

8. Mapalé: “Mapalé” – Totó la Momposina y sus Tambores

Considerada la danza más africana de Colombia, se dice que fue traida por esclavos de Guinea. Es de tempo rápido, “erótica y frenética” o “de marcada tendencia lúbrica”. En el ejemplo de la grabación Totó nombra a Batata, quien luego formó su propio conjunto de champeta criolla. A diferencia del bunde, es un ritmo de la costa Atlántica.

Escuchar

9. Flautas malinké

Toque de flautas a dúo. Los malinké se han llamado también mandinka, mandingo o diola; están dispersos por gran parte de Africa Occidental y llegaron a Colombia en grandes contingentes. Sus piezas para flauta a dúo son semejantes a las músicas indígenas de Colombia para cañas, gaitas y flautas que dieron raíz a las cumbias y géneros conexos.

Escuchar

10. Toques de Flautas de Pan de los Guna de Panamá

Los Guna son los nativos de la Isla San Blas de Colombia y Panamá (del lado del Caribe) que se llamaban Kuna o Cuna antes de la reforma ortográfica de 2010. Ellos se llaman a sí mismos Dule o Tule. Su música fue estudiada en la década de 1920 por la antropóloga Frances Densmore.

Escuchar

11. Cumbia: “Sopla viento” – Gaiteros de San Jacinto

La cumbia es un ritmo simple, 2/4 o 4/4 con acento en tiempo débil, con eventuales texturas polirrítmicas dentro de ese esquema. Originariamente sólo era instrumental. En cuanto a los orígenes, hay una tesis indigenista que sitúa los orígenes en la depresión momposina (o en la cuenca del río Magdalena, o en el país de Pocabuy) y una africanista. La primera es sostenida por el compositor José Barros, el escritor Jocé G. Daniels, el sociólogo Orlando Fals Borda, el historiador Gnecco Rangel Pava; la segunda por la folklorista Delia Zapata Olivella (1962). Se dice que el nombre de la cumbia deriva del cumbe de Guinea, y George List asegura que la flauta (travesera) de millo, proviene de bobiyel, el bounkam o el kamko del Africa sudánica. Cumbe, sin embargo, es uno de los nombres de los palenques en Venezuela. Hay quien dice que se origina en la música para dos flautas y maracas similar a lo que aún tocan los Kuna (Guna o Thule) del archipiélago San Blas o los Chocoes o Embera de Panamá o del Chocó colombiano [*Ejemplo 11aEjemplo 11b]. A principios del siglo XX muchos la despreciaban y la consideraban “un lujurioso baile importado del Africa” (véase diario El Dia, 5 de Agosto de 1916). Recíprocamente, los costeños detestan la cumbia de exportación, rítmicamente simplificadas, llamándolas “cumbias del interior” o “cumbias gallegas”. Es difícil conseguir cumbias instrumentales ejecutadas a la manera tradicional. Fuera del repertorio de gaitas corridas de Sixto Silgado “Paíto” [Escuchar], la siguiente versión de los Gaiteros de San Jacinto es lo más cerca que se puede estar de la manifestación original del género.

Escuchar

12. Cumbia: “2 de febrero” – Totó la Momposina

Totó la Momposina, quien comenzó a grabar hacia 1985, combina la modalidad de canto de Petrona Martínez con el uso de coros y tambores de los Gaiteros en la ejecución de cumbias, mapalés, porros y bullerengues. Ella procede de la aldea de Talaigua en la isla de Mompós en el rio Magdalena. Junto con la de los Gaiteros, la tradición de Totó constituye un acercamiento a las modalidades tradicionales, anteriores a la masiva comercialización de los géneros. Pionera de un movimiento de genuino revival tricultural, ella cantó en la ceremonia en que Gabriel García Márquez recibió el premio Nobel en Estocolmo en 1982. Hay unas cuantas manifestaciones de mezcla entre tradiciones africanas e indígenas en América Latina: las músicas de los caboclos, cafuzos o mamelucos en Brasil, los seminoles en USA (la tribu que nunca se rindió), los Garifunas en América Central, los zambos en América del Sur y acaso los Wayuu (Arawak) de la Guajira. Hay también algún elemento cubano en la música de Totó, originada en migraciones de esclavos cubanos a Barranquilla en el siglo XIX; de sus sones se deriva el sexteto colombiano, que forma parte del background musical de Totó.

Escuchar

13. Cumbia: “Cumbia caletera” – Lucho Bermúdez

En la década de 1950 la cumbia se comenzó a tocar con bandas de sonoridades caribeñas, con elementos de big band de swing.

Escuchar

14. Cumbia: “Cumbia del Monte” – Pedro Laza y sus Pelayeros

Este ejemplo muestra el empleo de clarinetes, reemplazando a las flautas de millo. No se escucha en esta selección la orquesta de cumbia que se ha convertido en la más común, con profusión de acordeones (como Los Corraleros de Majagual). La grabación es de la década de 1960.

Escuchar

15. Porro: “Montería” – Banda 19 de Marzo de Laguneta

En Colombia hay dos porros distintos; el primero es una forma de bullerengue; el segundo –este– es un género independiente. Por lo común se tocan con bandas de bronces, en ritmo sincopado de 2/4. Son populares en la sabana de Bolivar, Córdoba y Sucre. Hay una anécdota con una banda a la que se ofreció tocar porros por 50 pesos y 2 botellas de ron; la contraoferta fue de 2 pesos y 50 botellas de ron. Los ejecutantes más populares son Pedro Laza y sus Pelayeros y la Orquesta Clímaco Sarmiento. Es un subgénero de la cumbia, y se lo conoce también como tropical o raspa. La agrupación del registro es una típica banda pelayera contemporánea.

Escuchar

16. Porro: “Caracoleando” – Orquesta Clímaco Sarmiento

La versión de este porro refleja la influencia del mambo que se popularizó en los primeros años de la década de 1950. Clímaco Sarmiento fue un saxofonista legendario, que tuvo una muerte digna de una novela de García Márquez.

Escuchar

17. Vallenato: “Alicia adorada” – Juan Polo Valencia

El vallenato no es un solo ritmo o aire sino un conjunto de ellos, tocados de cierta manera: puyas, merengues, sones, paseos. Se origina en las zonas ganaderas de Valledupar, y al principio los textos no eran románticos sino de crítica social. Recién en 1943 Abel Antonio Villa graba los primeros vallenatos en acordeón. Las primeras grabaciones de vallenato las realizo Rafael Escalona, cuya vida novelada impulsó la carrera de Carlos Vives. Ejemplo de paseo es “Alicia adorada”, compuesta en la década de los 40s por Juan Polo Valencia (1918-1978). Su letra dice:

Como Dios en la tierra no tiene amigos
como no tiene amigos anda en el aire
Tanto le pido y le pido ay hombe
siempre me manda mis males
Se murió mi compañera que tristeza
Alicia mi compañera que dolor [bis]
Y solamente a Valencia, ay hombe
el guayabo le dejó
Pobre mi Alicia, Alicia adorada
yo te recuerdo en todas mis parrandas
pobre mi Alicia, Alicia querida
yo te recordaré toda la vida.

Escuchar

18. Vallenato-Paseo: “Recuerdos de Alicia– Alejo Durán

Alejo Durán conoció los paseos vallenatos de Juan Polo Valencia y los adoptó a su personalidad, cambiando en la pieza anterior “hombre” por “hombe”, recurso expresivo que todavía hoy aceptan todos los intérpretes, incluido Carlos Vives.

Escuchar

19. Vallenato-Puya: “Puya puyara” – Totó la Momposina

Al principio no era cantada. El ritmo es similar al de la cumbia; el de puya se toca un poco más rápido.

Escuchar

20. Merengue vallenato: “Honda herida” – Carlos Vives

El autor es Rafael Escalona, compositor de la mayor parte de los vallenatos mejor conocidos. El intérprete es Carlos Vives, quien ha combinado la instrumentación del vallenato con elementos de reggae y rock.

Escuchar

21. Champeta criolla: “Arriba voy, abajo vengo” – Batata y su Rumba Palenquera

Esta banda se ha tranformado en la principal intérprete del fenómeno musical colombiano de fines del siglo XX, la champeta criolla. Esta champeta, también conocida como terapia criolla, combina elementos caribeños (soca, merengue), cumbia, highlife a la manera de Prince Nico Mbarga, guitarra de soukous, ritmos de mbaqanga, juju y bikutsi. Desde los años 70s, marineros africanos estuvieron trayendo discos de los géneros populares del Congo y Nigeria a los puertos de Cartagena y Barranquilla, donde alguna vez hubo palenques de cimarrones. La champeta se difundió gracias a los picós [pick-ups], equivalentes a los sound systems de Jamaica. Batata, quien acompañó a Totó la Momposina en algunos de sus discos, falleció en 2004. Muchos temas originarios de Africa se doblaban en los picós con un texto castellano cualquiera o en la lengua criolla de Palenque. Hacia 1983, se invitó a Diblo Dibala, Soukous Stars, Kanda Bongo Man y otros más al Festival de Música del Caribe de Cartagena. Abundan las letras procaces o de doble sentido (“La turbina”, “Húndelo todo”, “Dame el chiquito”, “El Fulo”). Todavía está prohibido bailar champeta en ciertos lugares públicos de Barranquilla.

Escuchar

22. Champeta – “Con las pelotas afuera” – Factoria

Champeta comercial, vinculada a géneros de tipo reggaetón, sin componentes afro discernibles.

Escuchar

Referencias Bibliográficas:

Abadía Morales, Guillermo. 1973. La música folklórica colombiana. Bogotá, Universidad Nacional de Colombia.

Abadía Morales, Guillermo. 1983. Compendio general de folklore colombiano. Bogotá, Biblioteca Banco Popular.

Abadía Morales, Guillermo. 1991. Instrumentos musicales: Folklore colombiano. Bogotá, Biblioteca Banco Popular.

Araújo de Molina, Consuelo. 1973. Vallenatología: orígenes y fundamentos de la música vallenata. Bogotá: Tercer Mundo.

Atencio Babilonia, Jaime e Isabel Castellanos Córdova. 1982. Fiestas del Negro en el Norte del Cauca: Las adoraciones del Niño Dios. Cali, Universidad del Valle.

Bermúdez, Egberto. 1985. Los instrumentos musicales en Colombia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

Bermúdez, Egberto. 1987. “El litoral pacífico”. En: Música tradicional y popular colombiana, ed. M. Magdalena Pabón de Trujillo. Bogotá, Procultura.

Bermúdez, Egberto. 1992. “Música, identidad y creatividad en las culturas afro-americanas: El caso de Colombia”. América Negra: Expedición Humana, 3: 57–68.

Bermúdez, Egberto. 1994. “Syncretism, Identity, and Creativity in Afro-Colombian Musical Traditions”. En: Music and Black Ethnicity: The Caribbean and South America, edited by Gerard H. Béhague. Miami, North-South Center.

Bermúdez, Egberto. 1997. La música campesina y popular en Colombia: 1880-1930. https://www.academia.edu/12182176/_La_música_campesina_y_popular_en_Colombia_1880-1930

Bermúdez, Egberto. 2005.”Contrabando de esclavos en la costa atlántica colombiana y su origen africano, 1720-1745″. Memoria. Archivo General de la Nación, 12: 92-115

Betancur Álvarez, Fabio. 1993. Sin clave y bongó no hay son: Músicas afrocubanas y confluencias musicales de Colombia y Cuba. Medellín, Universidad de Antioquia.

Broughton, Simon y Mark Ellingham (editores). 2000. World Music. Vol. 2: Latin and North America, Caribbean, India, Asia and Pacific. Londres, Rough Guides.

Camargo Franco, Jaime Eduardo. 1992. “Chandé, Ritmo de Carnavales”. En: Música tropical y salsa en Colombia. Discos Fuentes (Eds), pp. 147-171. Medellín, Ediciones Fuentes.

Carbó Ronderos, Guillermo. 2003. Musique et danse traditionelles en Colombie: La Tambora. París,  L’Harmattan.

D’Amico, Leonardo. 2002. Cumbia: La musica afrocolombiana. Udine, Nota.

Davidson, H. C. 1970a. Diccionario folclórico de Colombia: música, instrumentos y danzas. Vol. 1. Bogotá, Banco de la República.

Davidson, H. C. 1970b. Diccionario folclórico de Colombia: música, instrumentos y danzas. Vol. 2. Bogotá, Banco de la República.

Davidson, H. C. 1970c. Diccionario folclórico de Colombia: música, instrumentos y danzas. Vol. 3. Bogotá: Banco de la República.

Escobar, Luis Antonio. 1985. La música en Cartagena de Indias. Bogotá, Intergráficas.

Fernández L’Hoeste, Héctor. 2007. “All Cumbias, the Cumbia: The Latin Americanization of a Tropical Genre”. En: Imagining Our Americas: Towards a Transnational Frame, edited by Sandhya Shukla and Heidi Tinsman. Durham, Duke University Press.

Fernández L’Hoeste, Héctor y Pablo Vila. 2013. Cumbia! Scenes of a  migrant Latin American Music Genre. Durham y Londres, Duke University Press.

Fortich Díaz, William. 1994. Con bombos y platillos: Origen del porro, aproximación a las bandas pelayeras, vol. 3. Montería, Domus Libri.

Gallego, Javier Gil. 1992. “La cumbia: Tres razas. . . un ritmo”. En: Música tropical y salsa en Colombia. ed. Luis Felipe Jaramillo. Medellín: Discos Fuentes. 13-34.

Gilard, Jacques. 1993. Crescencio ou don Toba? Fausses questions et vraies repanses sur le “vallenato.” Cahiers du Monde Hispanique et Luso-Bresilien, Caravelle 48:69-80. También publicado como “¿Crescencio o Don Toba? Falsos interrogantes y verdaderas respuestas sobre el vallenato”. Huellas, 37: 28-34.

González Henríquez, Adolfo. 1989. “Influencia de la música cubana en el Caribe colombiano”. Huellas, 25: 34-42

Gradante, William J. 1998. “Colombia”. En: The Garland Encyclopedia of World Music: South America, Mexico, Central America, and the Caribbean. Dale A. Olsen and Daniel E. Shelby (editores). Londres, Garland Publishing, pp. 385 y ss.

Herrera Atehortúa, Cenedith. 2014. De cuerdas, palos y tambores. Estudiantina Casa de la Cultura Caldas, Antioquia, 1996-2011. Casa de la Cultura Caldas, Antioquia.

List, George. 1966. “Ethnomusicology in Colombia.” Ethnomusicology, 10(1): 70–76.

List, George. 1967. “The Folk Music of the Atlantic Litoral of Colombia: An Introduction”. En: Music in the Americas, editado por G. List and J.Orrego-Salas. Bloomington, Indiana University Press.

List, George. 1973. “El conjunto de gaitas de Colombia: La herencia de tres culturas”. Revista Musical Chilena, 27(123–24): 43–54.

List, George. 1980a. “African Influences in the Rhythmic and Metric Organization of Colombian Costeño Folksong and Folk Music”. Revista de Música Latino-Americana, 1(1): 6–17.

List, George. 1980b. “Colombia: Folk Music”. En: New Grove Dictionary of Music and Musicians, vol. 4, edited by S. Sadie. Londres, Macmillan.

List, George. 1983. Music and Poetry in a Colombian Village: A Tricultural Heritage. Bloomington, Indiana University Press.

List, George. 1987. “Two Flutes and a Rattle: The Evolution of an Ensemble”. Musical Quarterly, 75(1): 50–58.

List, George. 1994. Música y poesía en un pueblo colombiano. Bogotá, Patronato Colombiano de Artes y Ciencias.

List, George. 2001. “Colombia: Traditional Music.” En: New Grove Dictionary of Music and Musicians, vol. 4. Londres, Macmillan.

Lotero Botero, Amparo. 1989. “El porro pelayero: de las gaitas y tambores a las bandas de viento”. Boletín Cultural y Bibliográfico, 26 (19): 39-53.

Mazuera, M. y E. Lubin. 1972. Orígenes Históricos del Bambuco, Teoría Musical y Cronología de Autores y Compositores Colombianos. Cali, ed. Mazuera

Miñana Blasco, Carlos. 2000. “Entre el folklore y la etnomusicologia: 60 años de estudio sobre la música popular tradicional en Colombia”. A Contratiempo, Revista de música en la cultura, 11: 36–49.

Mosquera, Claudia, and Marion Provensal. 2000. “Construcción de identidad caribeña popular en Cartagena de Indias a través de la música y el baile de champeta”. Aguaita: Revista del Observatorio del Caribe Colombiano, 3: 98–114.

Ocampo López, Javier. 1976. Música y folclor de Colombia. Bogotá, Plaza y Janes.

Ochoa, Juan Sebastián. 2016. “La cumbia en Colombia: Invención de una tradición”. Revista Musical Chilena, 226: 31-52.

Ochoa, Juan Sebastián, Carlos Javier Pérez y Federico Ochoa (compiladores). 2017. El Libro de las cumbias colombianas. Medellín, Departamento de Música de la Universidad de Antioquia.

Pacini Hernandez, Deborah. 1992. Review of “Cumbia, cumbia: Tropicalísimo” by Peregoyo y su Combo Vacaná; “Rebelión” by Joe Arroyo; “¡Cantando!” by Diomedes Díaz and Colacho Mendoza; and “Vallenato Dynamos” by the Merino Brothers. Ethnomusicology, 36(2): 288–96.

Pacini Hernandez, Deborah. 1993. “The Picó Phenomenon in Cartagena, Colombia”. America Negra, 6: 69–95.

Pacini Hernandez, Deborah. 1996. “Sound systems, world beat and diasporan identity in Cartagena, Colombia”. Diaspora: A Journal of Transnational Studies, 5(3): 429–466

Pardo Tovar, Andrés and Jesús Pinzón Urrea. 1961. Rítmica y melodica del folclor chocoano. Monografías del Centro de Estudios Folclóricos y Musicales no.2. Bogotá, Universidad Nacional de Colombia.

Pérez Fernández, Rolando Antonio. 1986. La binarización de los ritmos ternarios africanos en América Latina. La Habana, Casa de las Américas.

Portaccio Fontalvo, José. 1995. Colombia y su música. Vol. 1: Canciones y fiestas de las llanuras caribe y pacífica y las islas de San Andrés y Providencia. Bogotá, Logos Diagramáticos.

Rendón Martín, Héctor. 2009. De liras a cuerdas. Una historia social de la música a través de las estudiantinas. Medellin, 1940-1980. Disertación de Maestría en Historia, Universidad Nacional de Colombia en Medellín.

Santamaría Delgado, Carolina. 2007. “El bambuco, los saberes mestizos y la academia: Un análisis histórico de la persistencia de la colonialidad en los estudios musicales latinoamericanos”. Latin American Music Review, 28(1): 1–23.

Semán, Pablo y Pablo Vila (compiladores). 2010. Cumbia: Raza, nación, etnia y género en Latinoamérica. Buenos Aires, Gorla.

Taylor, Donald. 1968. The Music of Some Indian Tribes of Colombia. Londres, British Institute of Recorded Sound.

Varney, John. 1994. Cúmbia – A performer’s perspective. Disertación inédita, Queensland Conservatorium, Griffith University.

Varney, John. 1999. Colombian bambuco: The evolution of a national music style. Disertación de doctorado, Queensland Conservatory, Griffith University.

Wade, Peter. 2000. Music, Race and Nation: Música Tropical in Colombia. Chicago, University of Chicago Press.

Wade, Peter. 2008. La mercantilización de la música “negra” en Colombia del siglo XX. Cartagena – Veracruz – La Habana. Circulación de signos culturales afrocaribeños: políticas, mercados, intelectuales. Cartagena, 21-22 de octubre de 2008

Wade, Peter. S/f. “Understanding “Africa” and “blackness” in Colombia: music and the politics of culture.” Afro-Atlantic Dialogues: Anthropology in the Diaspora, edited by Kevin Yelvington. Santa Fe, School of American Research Press.

Waterman, Richard Alan. 1952. “African influence on the music of the Americas”. En: Acculturation in the Americas, ed. Sol Tax. Chicago, University of Chicago Press; reimpreso en Music as Culture, Vol.3, The Garland Library of Readings in Ethnomusicology, ed. Kay Kaufman Shelemay. Nueva York, Garland Publishing 1990.

Waxer, Lise. 2003. “Salsa, Champeta y Rap: Los sonidos negros y las identidades negras en Afro-Colombia”. Boletín de Música, Casa de las Américas, nos. 11-12: 19-30.

Zamudio, Daniel. 1961 [1936]. ‘El folklore musical en Colombia’. Boletín de programas de la Radiodifusora Nacional 20(200-203): 3-13, 1-8, 1-8, 73-81.

Zamudio, Daniel. 1978. ‘El folklore musical en Colombia’. En: Textos sobre música y folklore. Vol 1. Colombia, ed. Hjalmar De Grieff y David Feferbaum. Bogotá, Colcultura.

Zapata Olivella, Delia. 1962. “La cumbia: Síntesis musical de la nación colombiana. Reseña histórica y coreográfica”. Revista Colombiana de Folclor, 3(7): 189–200.

Zapata Olivella, Delia. 1967. “An Introduction to the Folk Dances of Colombia”. Ethnomusicology, 11(1): 91–96.

Vínculos fundamentales:

Boletín cultural y bibliográfico (revisar sección de música o buscar por palabra clave):

https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/2662/2741

Música Colombiana:

https://colombia-sa.com/musica/musica.html

Instrumentos musicales afro-colombianos:

Colección de referencia:

Las colecciones que integran esta serie son:

01 – La música popular de Ghana

02 – La música popular del Congo

03 – La música popular de Nigeria, parte 1

04 – La música popular de Nigeria, parte 2

05 – La música popular de Senegal

06 – Música de raíces africanas en Colombia

07 – Música de raíces africanas en Brasil

08 – Música de raíces africanas en Jamaica

09 – Música de raíces africanas en Estados Unidos

10 – Música de raíces africanas en Cuba

11 – Raíces afro-latinoamericanas del barroco, del jazz y del flamenco

12 – Música de raíces africanas de México y Perú

Imprimir esta entrada (área de datos solamente) Imprimir esta entrada (área de datos solamente)
Usuarios en linea:

Búsqueda personalizada en la Web
4594 visitas a esta página desde 18/4/16 - 8 visitas a esta página el día de hoy
Share

Leave a Reply