- Carlos Reynoso - http://carlosreynoso.com.ar -

Kechak y Legong en Ubud y Peliatan, Bali (1997)

F11 – Full creen

Hay tres formas de recorrer Bali. Una es uniéndose a las hordas de turistas occidentales, adolescentes crepusculares australianos en su mayoría, y amontonarse en una playa como Kuta, al lado del aeropuerto, que aún así es reconocidamente superior a cualquier playa de la galaxia, barrera de coral inclusive. La segunda es viajando by the book y resignándose a pasar las noches en Denpasar, que es una pequeña ciudad como cualquier otra pero por algo será la capital. La tercera es la mejor y consiste en centrarse en el centro cultural indiscutido, Ubud, un pueblo pequeñísimo, equiparable a Hanga Roa o a Puerto Ayora, uno de esos lugares mágicos que todavía subsisten, incomprendidos por los yuppies con sus exigencias de infraestructura de cinco estrellas. Los mejores hoteles de Ubud, como el Kupu Kupu Barong (en el vecindario de Kedewatan, visible en el mapa), no tienen televisión ni otras fuentes de polución sonora más allá del llamado de los geckos.

Una vez allí puede que el viajero reciba una carta de los eventos culturales de la semana parecida a ésta:

kupukupu1kupukupu2

Ahora que lo pienso, el antropólogo Clifford Geertz pocas veces nombró a Ubud. Con todo el respeto que me merece su memoria y su ideología del conocimiento local, debo decir que mientras estuvo en Bali él no demostró comprender qué acontecimientos culturales eran visceralmente únicos y merecían por ello que se les prestara una atención especial. Esta es mi hipótesis: Geertz miró a Bali como un provinciano, más que como un cosmopolita. De allí que pusiera en primer plano, entre todos los eventos culturales posibles, las riñas de gallos, acaso el menos peculiar.

Pues riñas de gallos hay en muchas sociedades de Asia, Africa y América Latina. Lo mismo es cierto en lo que concierne al trance. Y aun en lo que pudiera verse como culturalmente distintivo, poco hay en Bali de particularmente exótico. En el crematorio de un brahmán en Selat los lugareños me nombraron a Maradona, a Batistuta, al piojo López, a Ariel Ortega… De ningún modo se comportaban con la rareza que Geertz les atribuyó en cada página que dio a la imprenta. Aunque sólo sea en materia de fútbol, o de riñas de gallos, los informantes (si así hemos de llamarlos) estaban órdenes de magnitud más globalizados que yo.

Sólo en Bali, sin embargo, hay al menos un pequeño gamelan en cada aldea, articulando algunas de las músicas más complejas y estadísticamente improbables de las que la cultura ha sido capaz de articular.Sólo en Bali hay, además, un género coral semejante al Ketjak.

Ketjak – (Danza de los monos del Ramayana)

El cak, tjak, chak o “gamelán vocal” fue hace décadas un coro masculino que se utilizaba para inducir el trance durante los rituales de exorcismo llamados sanghyang. En su forma arcaica, solamente se conservaba (en los años de mi relevamiento) en la aldea de Abianbasé, apenas un poco al norte de la capital, Denpasar.

 

En la década de 1930, el cak fue convertido en una forma artística por iniciativa del pintor alemán Walter Spies (1895-1942), quien se había asentado en Bali por esa época. Para ello se agregaron partes solistas cantadas, inspiradas en pasajes del Ramayana (en particular el rescate de Sitâ por las hordas de monos lideradas por Hanuman), y se rebautizó el género como ketjak (o kechak).

 

Kecak

.

Desde el punto de vista musical, el coro de monos que ejecuta la pantomima que se muestra en las imágenes entona coros que imitan estilizadamente el sonido de un gamelan gong. La música muestra ritmos y acentos irregulares, reminiscentes de las piezas de vanguardia europeas de aquel entonces, pero sin duda originales del cak balinés. En su forma actual, que es la que se escucha en el registo, el cak es un género específicamente ejecutado para turistas en el cual participa gran parte de la población de las aldeas de la región de Ubud. Aún cuando sea una mercancía turística, no hay nada de inauténtico o de foráneo en el cak; sigue siendo, a mi juicio al menos, una de las experiencias más excitantes de la música de todo el mundo.

Entrada

Registros de Carlos Reynoso:

Los segmentos de Ketjak aquí publicados constituyen el documento más extenso de ese estilo disponible en la Web o en el mercado. No ha sido editado ni filtrado. Los cortes entre los seis segmentos son arbitrarios y no se corresponden con unidades narrativas, musicales o prosódicas.

La grabación de origen es analógica; se realizó con un grabador de cassette doméstico de industria malaya de buena calidad sobre cinta virgen y fue digitalizada por Germán Silva del grupo Antropocaos de la Universidad de Buenos Aires.

Bajar kechak-1.mp3 (1767 descargas) (7:52) –

Escuchar pieza

Bajar kechak-2.mp3 (1222 descargas) (8:15) –

Escuchar pieza

Bajar  kechak-3.mp3 (1224 descargas) (8:03) –

Escuchar pieza

Bajar  kechak-4.mp3 (1119 descargas) (6:32) –

Escuchar pieza

Bajar kechak-5.mp3 (1588 descargas) (7:00) –

Escuchar pieza

Bajar kechak-6-final.mp3 (1617 descargas) (6:02) –

Escuchar pieza

Ketjak - Comienzo Canto de los monos Danza de los monos - Continuación Danza de los monos - Secuencia de las manos Escena - 1 Escena - 2

Ketjak - Personajes 2

 

Legong (Peliatan)

El Legong es una danza femenina acompañada por un gamelan gong de modestas dimensiones; su época de oro se manifestó quizá a principios del siglo XX, siendo suplantado hacia la década de 1930 por la moda del impetuoso Gamelan Gong Kebyar.

Fue la clase de danza que documentaran Margaret Mead y Gregory Bateson en su exquisito filme Aprendiendo a bailar en Bali. Al principio la danza era ejecutada sólo por bailarines masculinos, con una marca más o menos fuerte de travestismo(1).

El que sigue es uno de los pocos registros existentes que documenta una representación completa de Legong tal como se ejecuta en Peliatan en la actualidad.

Bajar Legong_1.mp3 (1750 descargas) –  Escuchar pieza

Bajar Legong_2.mp3 (1244 descargas) – Escuchar pieza

Bajar Legong_3.mp3 (1693 descargas) – Escuchar pieza

Barong-2 Barong-1

Barong-3 Barong-4

Barong-6 Barong-9

Barong-8

Barong-10

Nuevo (mayo de 2013):

Un amigo me ha pasado hace poco el puntero de una película de Gregory Bateson y Margaret Mead que al principio parecía ser la referida “Learning to dance in Bali” pero que resultó ser “Trance and dance in Bali”. No es la misma ni es tan extraordinaria pero su valor sigue siendo colosal. Las dos partes de la película en YouTube se encuentran aquí:

 

Usuarios en linea: (ver)

Búsqueda personalizada en la Web
9996 visitas a esta página desde 18/4/16 - 2 visitas a esta página el día de hoy

Notas:

  1. Bali puede ser muy exótico, a juicio de un Clifford Geertz o de sus ideas indecorosamente particularistas sobre lo distintas que deben ser las culturas. Sin embargo el travestismo escénico es un casi-universal que va desde lo que antes se llamaban culturas shamánicas hasta la ópera moderna occidental, Las bodas de Figaro y El caballero de la rosa inclusive []

Share